La tranquilidad, no tiene precio.

Image

En general, una tarjeta de crédito es una herramienta que nos permite efectuar pagos de bienes y servicios sin disponer del dinero necesario, buscando alcanzar un mayor plazo para su pago, esto con sus respectivas tasas o cuotas. Para muchos, el tener una tarjeta de crédito es sinónimo de deuda, y para muchos otros el tener deudas es sinónimo de fracaso, y es que a nadie le gusta estar endeudado; un estudio indica que el principal tema que causa una mayor incomodidad hablar es de las deudas en tarjetas de crédito, más que hablar de religión, de política, de la edad, bueno, es más probable que una persona te diga cuánto pesa, antes que te hable de sus deudas crediticias, y esto es decir bastante.

A pesar de esto, no todas las deudas en las tarjetas de crédito son tan malas; una tarjeta de crédito puede ser usada para empezar un nuevo negocio cuando no se puede conseguir una financiación tradicional, así como para emergencias, y esto no está tan mal, el problema comienza cuando los términos y condiciones de su uso no quedan lo suficientemente claros al usarla, o cuando se abusa del uso de la misma, comprando cosas que no son necesarias. Y es que no necesitamos de una maestría en economía para saber que el gastar más de lo que tenemos no es la mejor manera de organizar nuestras finanzas personales, entonces ¿Por qué continuamos utilizándolas? ¿Por qué las promociones de “meses sin intereses” nos parecen tan irresistibles cuando no tenemos el dinero para pagar en primer lugar? ¿Qué nos hace tan vulnerables y dispuestos a intercambiar nuestra paz mental por productos o servicios que tal vez no son tan necesarios?

Image

Tanto las entidades financieras como publicistas también se hacen estas preguntas, y es que están consientes de la mala fama que su producto estrella tiene en la mente del consumidor, y no estamos diciendo que la publicidad de tarjetas de crédito sean el punto decisivo para el uso de las mismas, si bien, nuestra sociedad del siglo XXI es consumista por naturaleza, no necesita de mucha motivación para gastar, además de que este medio de pago se ha llegado a convertir muchas veces en un mal necesario, ya sea para realizar transacciones en línea o simplemente para estar preparado para alguna emergencia.

Por otro lado, lo que si puede hacer una buena estrategia de marketing es el que se elija una marca antes que otra, ya que esta industria es sumamente competitiva. En el 2008, Mastercard se encontraba en el lugar número 99 en la lista de BrandZ de las marcas más valiosas con un valor de 7 billones de dólares, hoy en día se encuentra en la posición número 29, con un valor de 20.8 billones, todo esto, gracias a la icónica campaña “Priceless” con el memorable slogan: “Hay cosas que el dinero no puede comprar, para todo lo demás existe Mastercard.” que da a entender que las experiencias tienen un mayor valor que las cosas.

Esta es una de las campañas publicitarias más significantes en la historia, y es que se volvió viral en un momento en el que el internet no estaba presente como ahora, lo cual es bastante impresionante, También inició un movimiento en la cultura popular, este simple slogan se llegó a utilizar por la persona común en forma de parodias y bromas, la gente se llegó a sentir tan identificada y ha tenido tanto impacto en formar la identidad de la marca que aún hoy en día se encuentra activa en 110 países y es traducida en 51 idiomas diferentes.

Da clic en la imagen y mira el primer spot televisivo que se transmitió con este concepto:

Image

Las tarjetas de crédito pueden convertirse en tu mejor amigo así como tu peor enemigo; en promedio, las entidades financieras otorgan alrededor de 28 mil pesos de crédito por tarjeta, cuando el salario promedio del mexicano es de 12 mil pesos, esto quiere decir que dan la posibilidad a que una persona que tal vez no tiene conocimientos de finanzas personales gaste hasta 2.3 veces su salario, y es que los mexicanos no nos caracterizamos por ser las personas más organizadas.

Si tienes tarjetas de crédito considera esta siguientes recomendaciones :

– Considera el uso de las tarjetas de crédito como un recurso para necesidades primordiales y no para lujos.

– No sobrepases el 30% de tu sueldo mensual en créditos ya que esto te puede llegar a causar problemas.

– Infórmate muy bien de los derechos y obligaciones de cada tarjeta.

– Organiza tus gastos y de ser posible paga más que el mínimo solicitado por el banco para que pagues menos intereses y reduzcas el plazo para liquidar tu tarjeta, recuerda que la tranquilidad, no tiene precio.

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s