Teletón: Por Caridad o Publicidad

Teleton

Nos queda claro desde hace muchos años, que, aunque es un fenómeno increíblemente popular entre un sector de la población (usualmente, el de la gente que gusta de la televisión nacional, concretamente Televisa, ya que éste es su medio de difusión) el Teletón es uno de los eventos más repudiados por un grupo de personas que se asumen a ellos mismos como activistas y “defensores de la verdad”. Se le define como un fraude y como la manera perfecta que encontró Televisa para legalizar la evasión de sus impuestos brindándole este evento la capacidad de deducir una cantidad cercana al donativo de los fondos totales recaudados (superando los 450 millones de pesos últimamente). Otros creen que el evento es llevado a cabo con transparencia y que gracias a la construcción de los CRITs y su mantenimiento puede observarse la administración de los recursos obtenidos sin dar cabida a teorías que claman la existencia de desvío de fondos entre otras situaciones menos que honorables, pero sí culpan al Teletón de monopolizar el “mercado social” dejando de lado a otras causas e instituciones igual de importantes y con necesidad de ayuda igual o mayor.

Sin embargo, otras fuentes refutan las aseveraciones anteriores, afirmando que puede pedirse en el banco una factura deducible de impuestos (que aceptémoslo, es una de las razones por las que las grandes marcas aportan a la causa) asegurando así que nadie más podrá deducir la cantidad donada, o que quien quiere donar lo hará en cualquier época del año haya o no teletón y sea la causa que se quiere. De igual manera, en estas causas la intención es lo que cuenta y sea por Chana o por Juana, si se tiene la firme convicción de ayudar, la ayuda llegará con o sin evasión de impuestos (por ejemplo).

Y eso no suena en absoluto descabellado, si el objetivo que se persigue es la cooperación, realmente no importa en que medio nos apoyemos para hacerla llegar a quienes más lo necesitan, e incluso, para algunas personas basta con dar el primer paso, es decir enviar el apoyo (sea monetario, en especie y hasta moral). Pero, nos encontramos con personas –más morales que físicas- que muy al contrario, además de querer ayudar, buscan el reconocimiento por ello y más aún, obtener un beneficio propio.

teleton

Y entonces el altruista evento se convierte en una inigualable oportunidad para las marcas de demostrar su compromiso y responsabilidad social de modo que les genera una mucho mejor imagen de marca además de los beneficios “patrocinísticos” de que gozan todas las empresas que hacen un gran donativo, apareciendo con constancia durante 24 horas o más, en una transmisión que con altísimos niveles de rating es capaza de conmover al más rudo de los mexicanos. Eso sin mencionar los meses preparatorios (regularmente noviembre y parte de octubre) en los que las campañas preventivas están a la orden del día y todas las marcas se paran el cuello como diciendo “yo apoyo una causa noble y por tanto soy empresa responsable” además de, como era de esperarse, buscar sensibilizar al consumidor a través de sus simpáticamente desgarradores spots televisivos con los que más de un incauto cede ante la presión dando como resultado la esperada compra. ¿Quién no se acuerda del comercial de FUD en el que dos salchichas cocteleras caminan tambaleantes pero con seguridad hacia un lugar mejor? Seguramente uno de los más famosos, pero como este ejemplo existen muchísimos, basta con entrar al canal oficial en You Tube “TeletonMexico” para encontrar más de 400 videos de los que una proporción muy grande corresponde a comerciales llevados a cabo a partir del año 2007.

Entendemos así, que el teletón se vuelve como cualquier otro evento televisado con éxito ante la audiencia, como las olimpiadas o la entrega de los Oscares, donde la causa, a pesar de no pasar a segundo plano, pierde protagonismo ante la insistencia de las marcas que todo el tiempo nos recuerdan que son el banco oficial del Teletón, o que llevan diez años apoyándolo, entre otros muchos slogans adaptados a la ocasión.

El tema es entonces el apoyo, más allá de los donativos, el buscar como ayudar a la sociedad, ya sin importar si lo hacemos apoyándonos en instituciones que dan promoción a las causas y que muy probablemente conservaran una tajada del pastel. La idea será buscar la mejoría y el éxito, sin el proceso compramos uno que otro producto bien publicitado y admiramos a una que otra marca perfectamente cuidada, pues eso ya es añadidura.

This entry was posted in Patrocinio, Publicidad and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s