¿Por Filantropía o Por Economía?

El 19 de octubre se conmemora mundialmente la lucha contra el cáncer de mama, y por tanto se ve a este mes como el representante de la misma causa. Todo octubre vemos espectaculares, banners, displays (en punto de venta) y hasta productos vestidos en rosa “de pies a cabeza” por todos lados y en todos los medios, a todas horas y casi sin interrupción.

Y es que resulta, que además de ser una buena obra para la conciencia de sus gestores, es además una causa muy retribuible. Empezando por la gran y pesada carga a cuenta de imagen positiva al proyectarse como marcas (empresas) socialmente responsables y siguiendo por supuesto con la increíble estrategia de marketing que esto representa: los “productos rosas” hacen que la gente se sienta bien, aportando a una causa noble el camino al cielo luce más corto y sí además se puede obtener un bien a cambio, mejor imposible, entonces esta clase de productos se vende como pan caliente (y mucho más que en sus versiones menos filantrópicas).

Es aquí dónde surge la parte filosófica en la que el príncipe Maquiavélico hace de las suyas y las marcas, tomando por sentado el éxito de su “naturaleza caritativa”, se aprovechan de la “nobleza” de los consumidores (que a su vez compran los productos a modo de expiación de culpas) viendo el incremento de utilidades con el pretexto que caracteriza el mes.

Sin embargo, esto no quiere decir que todos los actos con causa sean en transparente una estrategia millonaria de ventas. Existen, por otro lado, marcas cuyo compromiso es indudablemente genuino y lo demuestran constantemente.


Este año, Energizer cambió la imagen de su producto para la ocasión y, con mayor importancia, realizó en varios países una serie de eventos altruistas, cuyo propósito no fue precisamente la recaudación de fondos en apoyo a la causa, sino más bien, generar factores benéficos en un sentido práctico, a través de la impartición de talleres, conferencias e incluso capacitaciones de autoexploración, todo encaminado hacia la prevención, detección, concientización y acciones que pueden emprenderse para detener tan grave problema. Y en esa misma fila se encuentra un gran número de marcas: Cloé, Clinique, Estée Lauder, Post-it, Scotch-brite, Littmann, entre muchas otras.

También la reconocida marca de utensilios de cocina ECKO, ha sido de las primeras en no sólo aportar a la causa temporalmente, sino que cuenta con una línea de productos rosados de cuyas ganancias se destina un porcentaje hacia el fortalecimiento de la lucha contra el cáncer de mama. Y es aquí, en iniciativas como esta donde se puede apreciar el verdadero espíritu de ayuda y el compromiso con la causa y no sólo con la obtención de ganancias.

Entonces, hay tarea. Sería necesario reflexionar si, en el apoyo de una causa, lo estamos haciendo bien, si realmente buscamos el beneficio de los demás o nuestras acciones se mueven en una sola dirección y esa es hacia nosotros mismos, si nos dejamos llevar por la promesa de “un alma más limpia” en lugar de limpiarla con nuestras propias manos.

This entry was posted in Hábitos de Consumo and tagged , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

One Response to ¿Por Filantropía o Por Economía?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s